PublicacionesTDAH

Tratamiento natural del Síndrome alcohólico fetal y TDAH

Por 16 diciembre 2020 Sin comentarios

SÍNDROME ALCOHOLICO FETAL (SAF), TRASTORNO DEL ESPECTRO ALCOHÓLICO FETAL (TEAF) y FETAL ALCOHOL SINDROME DISORDER (FASD)

¿QUÉ SIGNIFICAN ESTOS TÉRMINOS?

Llevamos 15 años atendiendo diversos trastornos del desarrollo según nuestro método, el Método Katia Dolle, y el Síndrome Alcoholico Fetal (SAF), es uno de ellos.

Puesto que el consumo de alcohol durante el embarazo es la causa prevenible más importante de trastornos cognitivos en general, y de retrasos en el neurodesarrollo en particular, hoy les haré una breve explicación de este trastorno y sus similitudes y diferencias con el TDAH.

Los efectos directos producidos sobre el embrión o el feto en desarrollo por el consumo materno de alcohol durante la gestación, se conocen bajo la denominación genérica de Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF).

Entre ellos, el más destacable es el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), por ser el más grave aunque no el más frecuente. El acrónimo FASD simplemente representa las siglas en inglés del SAF (si os fijáis, como es habitual en el idioma inglés, son casi las mismas siglas pero al revés)

Todos somos más o menos conscientes de que el alcohol perjudica la salud y mata neuronas, pero a nivel general hay un gran desconocimiento entre la población sobre qué efectos concretos tiene éste cuando lo consume una mujer embarazada, ni sobre las consecuencias orgánicas directas sobre el feto. Así que en este artículo voy a dar unas pinceladas sobre el tema…

Pese a que no se han establecido márgenes de seguridad en el consumo de alcohol para embarazadas, sí se ha demostrado que el alcohol es una sustancia teratógena (causa daños y/o malformaciones en el feto). Las consecuencias sobre la salud del niño dependerán de la frecuencia y cantidad que ingiera la gestante y nos podremos encontrar con signos y síntomas muy variopintos: desde niños sanos físicamente que sólo mostrarán algún pequeño trastorno en el aprendizaje, hasta malformaciones físicas absolutamente perceptibles a simple vista, con deterioros neurológicos graves que mermarán de forma drástica la salud del niño, produciendo problemas de neurodesarrollo, cognitivos, conductuales y psicológicos de por vida.

Prevalencia del SAF por países

Me parece importante para contextualizar el problema, tener en cuenta que la prevalencia de SAF va ligada a la relación que cada cultura tiene con el alcohol. Hay países, como por ejemplo Rusia, en los que la tasa de mujeres embarazadas que consumen alcohol es de más de 45% (personalmente me parece sorprendente a la par que lamentable…) y por ende, en estos países se encuentran altas cifras de niños diagnosticados con SAF. Hay que tener en cuenta que aquí en España son muy frecuentes las adopciones de niños del este de Europa (Rusia, Ucrania, etc.) y se ha correlacionado directamente con la elevada prevalencia de niños con SAF entre los pequeños adoptados en esas zonas.

Os dejo mas abajo un link de una revisión científica publicado en la revista The Lancet que me ha parecido interesante y también curiosa. En este artículo, sale un mapa mundi, que está coloreado según tasas de consumo de alcohol. Este artículo de revisión relaciona las tasas de consumo de alcohol entre embarazadas en diferentes regiones y países del mundo, y los compara con la prevalencia de diagnósticos de SAF en esa misma región. Evidentemente se encuentra una relación directa entre consumo de alcohol y el SAF.

Estimation of national, regional, and global prevalence of alcohol use during pregnancy and fetal alcohol syndrome: a systematic review and meta-analysis – The Lancet Global Health

La principal conclusión que me gustaría comentar, es que esto representa un problema de salud pública grave generalizado en algunas zonas concretas, y que todas las consecuencias tanto sanitarias como sociales se podrían reducir significativamente si los gobiernos lanzasen con campañas de concienciación social para prevenir el consumo de alcohol entre las embarazadas.

  • CUALES SON LAS CARACTERÍSTICAS DE UN NIÑ@ CON SAF?
  1. Anomalías cráneo-faciales

Imagen del libro de Katia Dolle «Tratamiento natural del TDAH».

Las principales características son las siguientes: cabeza pequeña, aplanamiento del espacio entre la nariz y el labio superior, labio superior delgado, nariz corta, epicantos de los ojos con pliegues.

  1. Retraso del desarrollo

Peso, talla, o ambas, por debajo de un valor mínimo promedio en recién nacidos que han estado expuestos al consumo materno de alcohol durante el embarazo.

  1. Sistema nervioso central

El daño en este sistema se puede valorar en 3 áreas diferentes:

  • La estructura anatómica del sistema nervioso, por ejemplo: un cerebro pequeño (microcefalia) o anomalías en la formación de las diferentes partes del cerebro, etc.
  • El funcionamiento neurológico, por ejemplo: afectación del desarrollo de las habilidades motoras, problemas visuales, mala coordinación entre la vista y la manipulación, etc.
  • El funcionamiento intelectual, por ejemplo: trastornos del comportamiento, agresividad, falta de autocontrol de los impulsos, falta de atención e hiperactividad, retraso mental, problemas de aprendizaje, problemas de integración social y de habilidades sociales, etc.

Una clasificación bastante somera de los diferentes grados de afectación, en niños a causa de consumo de alcohol sería la siguiente:

  1. SAF

Presencia de anomalías faciales, retraso de crecimiento y evidencia de daño cerebral en un recién nacido o un niño con o sin exposición prenatal al alcohol confirmada

  1. SAF parcial

No se cumplen todos los criterios de SAF. Normalmente falta el retraso de crecimiento.

  1. Defectos congénitos relacionados con el alcohol (ARBD)

Presencia de anomalías físicas y otras malformaciones orgánicas relacionadas con el alcohol, por ejemplo: defectos cardíacos, malformaciones renales, problemas oculares, trastornos musculo-esqueléticos, etc.

  1. Trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol (ARND)

Clínica neurológica y neuropsicológica sugestiva de exposición prenatal al alcohol. No hay presencia de anomalías físicas ni retraso en el crecimiento, pero hay problemas que sugieren un neurodesarrollo anormal.

  • TDAH Y SAF, SIMILITUDES Y DIFERENCIAS:

El diagnóstico de SAF se puede confundir con el del TDAH, ya que estos dos trastornos pueden afectar a las mismas áreas neuropsicológicas del niño: rendimiento intelectual global, funcionamiento ejecutivo, aprendizaje, memoria, razonamiento visoespacial, regulación del comportamiento, atención, control de los impulsos, dificultades en la interacción social, etc.

Será importante que evaluemos al niño con un profesional experto en el tema porque un diagnóstico erróneo nos llevaría a darle un tratamiento menos efectivo al niño afectado, e incluso un tratamiento perjudicial. Hay casos en los que es posible hablar con la madre biológica y se facilitaría el diagnóstico, pero en casos de niños adoptados, el diagnóstico puede ser un proceso más complicado.

Algunos de los rasgos diferenciales entre TDAH y SAF o TEAF importantes son los siguientes:

En SAF y TEAF hay tasas más altas de problemas de comportamiento social que resultan de dificultades en la cognición social, el procesamiento emocional, etc. y también puede haber más problemas concernientes con la sobreestimulación que en TDAH. En este último hay más dificultad en concentración y atención sostenida que en TEAF y SAF.

En conclusión:

  • Deben tenerse muy presentes los antecedentes personales maternos de ingesta de alcohol en el embarazo, con especial relevancia en niños adoptados procedentes de los países del este europeo.
  • El proceso diagnóstico de valoración clínica y pruebas neuropsicológicas es muy similar entre niños con SAF y TDAH, y algunas pautas de intervención son similares, pero, los niños con TEAF/SAF pueden no presentar mejoras, incluso empeorar y reaccionar con mayores problemas conductuales cuando se les administra una medicación para TDAH, siendo por ello preciso realizar a una oportuna valoración neuropediátrica y diagnóstico diferencial en los siguientes casos:
  • todos los niños con sospecha de SAF, pero que no se puede confirmar por falta de información sobre el embarazo.
  • todos los niños con sospecha de TDAH, pero con un diagnóstico que no está claro.
  • niños con diagnóstico de TDAH pero que empeoran al tomar la medicación típica del TDAH.

 

Sandra Pitarch,

Farmacéutica, naturópata y experta en el tratamiento natural del TDAH con el Método Katia Dolle

Centro Katia Dolle

Especialistas en abordaje con ciencia naturopática de los trastornos del desarrollo

www.katiadolle.com

Katia Dolle

Katia Dolle

Centro Katia Dolle S.L. Centro internacional de Investigación, formación y programas de salud y neurodesarrollo para TEA/TGD y TDAH según el Método Katia Dolle, basado en ciencia naturopática.

Deja una respuesta