TDAHTEA

Bebés y niños intoxicados por metales pesados ¿que podemos hacer para prevenirlo durante el embarazo, lactancia y primera infancia?

Por 26 febrero 2021 Sin comentarios

Los bebés y niños pequeños se pueden intoxicar con metales pesados

Hay infinidad de sustancias que pueden ser tóxicas a diferentes niveles, pero los metales pesados tienen una especial relevancia en trastornos cognitivos y del neurodesarrollo, porque traspasan la BARRERA PLACENTARIA , se excretan a través de la LECHE MATERNA y son especialmente NEUROTÓXICOS.

Los bebés, especialmente vulnerables al daño por estas sustancias porque sus principales órganos de eliminación (riñón, hígado e intestino) aún son inmaduros, y no tienen la misma capacidad de detoxificación que la de un adulto. Por lo tanto es un error extrapolar la toxicidad establecida para un adulto a un niño según su peso, ya que este hecho no tiene en cuenta el metabolismo real de un bebe, que es menos eficiente para hacer frente a las agresiones de sustancias tóxicas externas.

En general, no hay consciencia de la cantidad de estos metales que encontramos el día a día en nuestro entorno, así que vamos a hacer un resumen de los más frecuentes, dañinos y a la vez evitables:

Metales pesados neurotóxicos

Cobre:

Este mineral es necesario para el correcto funcionamiento del cuerpo humano, cantidades adecuadas son sanas, pero cantidades excesivas pueden ser tóxicas, especialmente para el hígado y el cerebro. Se encuentra frecuentemente exceso en niños que presentan TDAH.

  • ¿Dónde es frecuente encontrarlo?

En el agua del grifo que pasa por tuberías de este metal, también en ollas y otros utensilios de cocina antiguos, y en los siguientes alimentos: nueces, cacao, café, té, soja, hígado, semillas, mariscos y germinados.

  • ¿Qué síntomas causa su intoxicación?

El cobre hiperactiva el cerebro primitivo, haciendo que se tenga un comportamiento muy básico o instintivo. Produce un estado metabólico de estrés crónico, que cursa con nerviosismo, hiperactividad psíquica y trastornos en la atención. Reduce la cantidad del neurotransmisor GABA, necesario para un buen funcionamiento del cerebro y de los procesos mentales

  • ¿Cómo podemos evitar la intoxicación?

Consumiendo alimentos con sustancias que antagonizan el efecto del cobre: molibdeno, cromo, azufre, vit. C y zinc. Estos nutrientes también se pueden tomar a través de suplementos pero deben ser recomendados y supervisados por un profesional de la salud.

Evitando los alimentos que tienen alto contenido en cobre: nueces, cacao, café, te, soja, hígado, semillas oleaginosas, marisco y germinados. vegetarianos: bajo en zinc (antagonista del cobre), antagonista: manganeso selenio hierro molibdeno b6 ,mucho cobre =poco GABA.

Plomo:

Este metal es muy tóxico y no tiene ningún beneficio en el cuerpo humano. Es letal a dosis altas, y a dosis más bajas es tóxico pudiendo producir TDAH, autismo

  • ¿Dónde es frecuente encontrarlo?

Ya no se encuentra en la gasolina ni en las tuberías modernas, pero si en pinturas, especialmente antiguas, o pinturas de juguetes de mala calidad, también en cañerías antiguas, hay mucha cantidad en la polución ambiental industrial, plomos de pesca, munición de caza o incluso objetos antiguos domésticos también contienen este metal. Este se absorbe por vía inhalatoria, oral y a través de la piel y se almacena sobre todo en huesos.

  • ¿Qué efectos produce su intoxicación?

Reduce coeficiente intelectual, la capacidad de aprendizaje y aumenta la actividad física de los niños. La sintomatología característica a nivel físico de los intoxicados con plomo comporta problemas digestivos tales como dolores abdominales, gases, náuseas y poco apetito.

  • ¿Como podemos evitar la intoxicación?

Éste se absorbe por vía inhalatoria, oral y a través de la piel y se almacena sobre todo en los huesos. Podremos evitar intoxicarnos viviendo en un ambiente sin polución, bebiendo agua embotellada (sobre todo si vivimos en una casa antigua) y evitando el contacto con objetos que contengan plomo (munición de caza, plomos de pesca, etc.)

Consumiendo alimentos o suplementos que contengan calcio, hierro, zinc, vitamina C y vitamina B, ya que estos antagonizan su absorción o aumentan su eliminación. Los suplementos deben ser recomendados y supervisados por un experto.

Tomando suplementación de sustancias quelantes naturales: ajo, clorella y cilantro.

Mercurio:

Es un metal pesado neurotóxico, bioacumulativo y teratógeno. Altera la síntesis de prácticamente todos los neurotransmisores, por lo que será especialmente interesante en niños con TDAH y autismo.

  • ¿Dónde es frecuente encontrarlo?

Sobre todo en el pescado, aquellos más longevos y con mayor contenido graso (pez espada, emperador, atún rojo, salmón, etc.) tendrán una mayor acumulación de mercurio en su organismo. También hay una alta cantidad de mercurio en las aleaciones metálicas de las amalgamas dentales, que se puede librar lentamente en la boca e ir ingiriendo poco a poco este metal. Las vacunas también pueden contener este metal, porque se usa como conservante en forma de tiomersal. Antes los termómetros tenían mercurio, y era frecuente que se rompiesen y que los niños jugasen con éste puesto que es muy atractivo a la vista y al tacto de un niño, hoy en día ya no se suelen encontrar en los hogares, pero en caso de que quede alguno, recomendamos reciclarlo donde pertoque y cambiarlo por uno nuevo sin mercurio.

  • ¿Qué efectos produce su intoxicación?

Dermatitis, tdah, epilepsia, autismo, retrasos de aprendizaje y muchos otros problemas metabólicos en general.

  • ¿Como podemos prevenir la intoxicación?

Evitando el uso de amalgamas metálicas siempre hay otras alternativas que son inocuas. Eliminando absolutamente el consumo de los pescados anteriormente citados durante el embarazo, la lactancia y hasta que el niño no supere los 3 años de edad. Posteriormente consumirlos con moderación.

Consumiendo alimentos o suplementos que contengan: selenio, zinc, vitamina C, vitamina E y glutatión. En caso de tomar suplementos, siempre debe estar aconsejado por parte de un experto y mediante seguimiento.

Tomando suplementos naturales que mejoran su eliminación o que reducen el impacto de su toxicidad tales como carbón vegetal, ácido alfa lipoico, chlorella, arcilla bentonita, alginatos, omega 3, ajo y cisteína.

 

Aluminio:

Es un metal que no necesitamos en nuestro organismo, y lo encontramos abundantemente en nuestro entorno y en la naturaleza. Está muy presente en la industria alimentaria.

  • ¿Dónde es frecuente encontrarlo?

En utensilios para cocinar (si cocinamos alimentos acidos p.ej: tomate, café, queso, té verde, te negro, espinacas, carne col, pepinos, nabos y rábanos, se disuelve más), alimentos enlatados (ocurrirá lo mismo si los alimentos envasados son ácidos) refrescos, conservas, antiácidos para el estómago, conservantes de la alimentación industrial, papel de aluminio, cosméticos (muy frecuente en desodorantes, pero se encuentra también en otros)en aguas de consumo urbano (algunas se purifican con aluminio, pero dejan residuos de éste en el agua) y en algunas vacunas.

  • ¿Que problemas de salud puede provocar su exceso en el organismo?

Alzheimer, TDAH, problemas de aprendizaje y demás problemas neurológicos y cognitivos en general. El aluminio multiplica la toxicidad del mercurio, es decir, si tenemos un alto contenido de ambos a la vez, su efecto tóxico es sinérgico y puede ser extremadamente grave.

  • ¿Como podemos prevenir la intoxicación?

Eliminando del hogar todos los utensilios y recursos de la cocina que hemos nombrado arriba, bebiendo agua embotellada, usando cosmética natural o libre de aluminio, sustituyendo los antiácidos con sales de aluminio por regaliz o patata licuada.

Ingiriendo adecuadas cantidades de zinc en la dieta, puesto que éste antagoniza su absorción. La fibra también evita su absorción a nivel intestinal, así que una dieta rica en fruta y verdura ayudará a reducirla.

Tomando ciertos suplementos que mejoran su eliminación o bien evitan su absorción como el calcio, el magnesio, la B6, el ácido málico, el pectasol o los alginatos.

Cadmio:

Es un metal altamente tóxico, dosis menores que los anteriores podrán tener efectos más perjudiciales. Desde que empezó la industrialización masiva en todos los ámbitos de nuestra vida, el medio ambiente se ha contaminado excesivamente con este metal, y los casos de intoxicación han aumentado.

  • ¿Dónde es frecuente encontrarlo?

En pinturas principalmente de color amarillo, naranja y rojo, en el humo del tabaco, en gran cantidad de alimentos, especialmente mariscos, pescados grandes y algunos productos no ecológicos tales como cereales, carne, setas y tantos otros, ya que se utiliza en fertilizantes y anti plaguicidas en la agricultura no ecológica. También en el aire y agua del grifo de zonas industrializadas. En las pilas y las baterías recargables de cualquier electrodoméstico.

  • ¿Qué problemas de salud puede provocar su acumulación en el organismo?

Daños en riñones e hígado de forma inmediata, estos son los primeros órganos en verse afectados. El daño en el riñón desencadenará en cálculos renales e hipertensión arterial. Trastornos inmunitarios, cáncer, trastornos mentales tales como TDAH, agresividad etc.

  • ¿Como podemos prevenir la intoxicación?

Alimentándonos con productos ecológicos, evitando el humo del cigarro, evitando exposición a pinturas en general, usando mascarilla en caso de usar pinturas de spray o polvo ya que las partículas de cadmio se esparcen por el aire y éste metal se absorbe fácilmente via inhalatoria.

Ingiriendo cantidades adecuadas de zinc y hierro en la dieta disminuirán la absorción de éste metal.

Tomando ciertos suplementos como el zinc, el cilantro, vit C, vit E, el selenio y la chlorella. Siempre deben ir recomendados y supervisados por un experto.

 

DIETAS VEGETARIANAS

En general los metales pesados se ven antagonizados por el Zinc y algunos también por el Hierro, ya que estos usan similares vías de absorción en el organismo, y el exceso de unos desplaza a otros. Estos dos oligoelementos escasean en las dietas vegetarianas, por lo tanto, si somos vegetarianos deberemos prestar especial atención al aporte de éstos a través de la dieta, o suplementarnos. Una dieta vegetariana debe hacerse desde la consciencia de las carencias que esta presenta, y con la ayuda y seguimiento de profesionales e incluso con analíticas periódicas si no queremos que nuestra salud se vea alterada.

PELIGROS DE LA SUPLEMENTACIÓN

En caso de tomar suplementos para eliminar la acumulación de estos metales en el organismo hay que ser muy cauto. Una movilización rápida de estos metales, desde los órganos donde se encuentran almacenados hacia el torrente sanguíneo puede llevar a la saturación de los órganos de eliminación y producir daños graves en otros órganos y sistemas. Este proceso sería como una reintroducción del tóxico de manera rápida a la circulación sanguínea y supondría una reintoxicación que podría tener consecuencias peores que la propia acumulación inicial que queríamos tratar. Este proceso es muy delicado y debe ser recomendado por un experto.

Sandra Pitarch,

farmacéutica y naturópata, experte en tratamiento natural del TDAH

Centro Katia Dolle S.L.

www.katiadolle.com

Katia Dolle

Katia Dolle

Centro Katia Dolle S.L. Centro internacional de Investigación, formación y programas de salud y neurodesarrollo para TEA/TGD y TDAH según el Método Katia Dolle, basado en ciencia naturopática.

Deja una respuesta